Juan Ramón Jiménez

En una de las casas de la burguesía hacendada y culta de finales del XIX, se produce otro acontecimiento de gran importancia que haría que el nombre de Moguer atravesase fronteras: el 23 de diciembre de 1881, a las doce de la noche, y en la calle Ribera esquina a la de las Flores, nacía el más ilustre de los moguereños, Juan Ramón Jiménez Mantecón, poeta universal y Premio Nóbel de Literatura en 1956.

Juan Ramón tuvo siempre presente a su ciudad natal como inspiración y referente. "Te llevaré Moguer a todos los lugares y a todos los tiempos, serás por mí, pobre pueblo mío, a despecho de los logreros, inmortal". Esta frase del poeta nos muestra su rotundo y constante amor a la tierra que lo vio nacer y a la que, sin duda, elevó a la categoría de inmortal, desde los colores malvas, amarillos y azules de su paleta poética.

Tal fue la devoción que el poeta profesó a la “blanca maravilla”, que sus últimas palabras antes de expirar el 29 de mayo de 1958 en el hospital Minimaza de Santurce, en Puerto Rico, fueron “Moguer,…madre,…Moguer”

Si hay alguna obra que describa al pueblo blanco de Moguer, sus campos, sus gentes, sus olores,… con indudable maestría, esa es “Platero y yo”. No existe mayor deleite en esta patria chica de Juan Ramón, que recorrer sus calles con las palabras del poeta en nuestras manos.

La calle Nueva, la de la Ribera, el Monturrio, el Molino de Coba, la calle Fuentes, la de las Flores, la de la Aceña,… fueron recorridas con la atención y la pasión que merecieron, mirando más allá de sus bellas rejas y macetas, de sus inmensos portalones y de sus encaladas fachadas, para descubrir sus sabores y olores, unas veces marineros, otras oliendo pan, otra a vino,… como deben mirarse las calles, desde sus gentes, desde adentro, desde sus entrañas.

“Te he dicho Platero que el alma de Moguer es el vino, ¿verdad? No; el alma de Moguer es el pan. Moguer es igual que un pan de trigo, blanco por dentro como el migajón, y dorado en torno -¡oh sol moreno!- como la blanda corteza”

En la casa-museo Zenobia y Juan Ramón, recientemente restaurada, se pueden admirar los documentos, enseres y objetos personales que mantienen vivo el recuerdo del poeta y de su esposa.

La Fundación Juan Ramón Jiménez, integrada por la Diputación Provincial de Huelva y la Junta de Andalucía, es el organismo encargado de promover y difundir la figura de este genial poeta lírico, cuyo magisterio continúa aún vigente en las nuevas generaciones poéticas de habla hispana, a ambos lados del Atlántico.

Comunicados

    Actualmente no hay información

Próximos Eventos

Inscripciones

    Actualmente no hay información