Multitudinaria celebración de la Feria de Época 1900

Descargar Pdf

Moguer se ha detenido este fin de semana en el tiempo para regresar a 1900 y disfrutar de una feria de época inolvidable; una feria con un encanto y una esencia tan especial que la convierten en única.

Hay muchos factores que explican el éxito que ha conseguido este feria en solo tres años, factores que confluyen todos ellos en Moguer. La propia belleza de la ciudad, su monumental casco histórico, la elegancia tan especial que tiene el pueblo de Moguer a la hora de implicarse en sus eventos y el interés manifiesto del Ayuntamiento por revalorizar el patrimonio histórico, turístico y cultural del municipio.

Así lo resaltaba el alcalde Gustavo Cuéllar en el acto inaugural, donde acompañado por el equipo de gobierno daba el viernes el pistoletazo de salida a una celebración que ha convertido a nuestra localidad en destino turístico de interés durante todo el fin de semana.

El alcalde recorrió las cuatro plazas del centro para agradecer personalmente a las asociaciones y colectivos locales su importante colaboración, y es que sin la implicación del pueblo de Moguer esta feria no habría alcanzado el éxito que disfruta hoy.

Moguereños y moguereñas perfectamente ataviados con trajes de la época han recreado durante todo el fin de semana a ese pueblo blanco de principios del siglo XX por el que paseó el poeta Juan Ramón Jiménez, siempre presente en su ciudad natal.

Para hacer posible este gran acontecimiento las concejalías de Turismo y de Cultura han trabajado de la mano, en colaboración con las áreas se Urbanismo y Juventud, para conseguir que Moguer presentara el mejor aspecto posible.

Actividades para todos los públicos

Para recrear a ese Moguer de 1900 el Ayuntamiento tematizó todo el casco histórico, llenó sus calles de puestos de artesanía y amenizó su celebración con propuestas para todos los públicos, y todo ello enriquecido con una llamativa ruta gastronómica y de cócteles.

En esta tercera edición no han faltado el teatro de calle, el fotógrafo minutero o el circo, sin olvidar las atracciones infantiles y los ingeniosos juegos que han llenado de animación las tardes de los más pequeños.

Especialmente llamativo ha sido el carrusel, que con el monasterio de Santa Clara como telón de fondo, ha conseguido trasladarnos en el tiempo. Si bonito lucía de día, más bonito lo hacía de noche, en una iluminada plaza de las Monjas que ha vibrado durante todo el fin de semana, al igual que lo ha hecho la plaza de la Iglesia, este año transformada en un espacio gastronómico que ha sido todo un éxito.

Si llenas han estado estas dos plazas, hasta la bandera han estado también la plaza del Marqués y la plaza del Cabildo, donde se ha congregado el peso fuerte de la programación por sus mayores dimensiones.

Una mención especial merece también el multitudinario pasacalle que organizó la escuela de baile de María Canea, junto a la banda de Cornetas y Tambores ‘Santa María de la Granada’.

Un cortejo perfectamente ataviado abría para sorpresa de todos, el paseo nupcial de dos recién casados, que tomaban las calles de Moguer orgullosos de poder sumar su granito de arena a esta cita con nuestro pasado histórico.

Este llamativo desfile se cerraba en la plaza del Cabildo con la actuación de todo el alumnado de María, que estuvo respaldado de forma mayoritaria por el público, al igual que lo estuvo la escuela de baile del Liceo que dirige Virginia López, que también puso su importante granito de arena a esta Feria 1900. Su alumnado se vistió de época para mostrarnos todo el flamenco que llevan dentro, siempre jaleadas y animadas por su enérgica profesora y la voz inconfundible de la moguereña Mª Ángeles Cruzado. 

El recital de la asociación Andaluz Universal o el llamativo espectáculo de hipnosis llenaron también de momentos inolvidables la programación de esta tercera edición.

Los jóvenes han tenido un hueco muy especial en esta Feria 1900 con la actuación del grupo sevillano insakay y las dos fiestas organizadas en la plaza del Marqués con los dj moguereños Noja y Rafa Nández, ambas actuaciones organizadas por la concejalía de Juventud. Y es que si la feria de día ha estado animada, no menos ambientada ha estado la feria de noche.

La gastronomía moguereña conquista 1900

Más de una veintena de locales han participado en la Ruta Gastronómica que nos ha permitido echar también la vista atrás en el arte de la cocina, para degustar tapas elaboradas especialmente para la ocasión, sin olvidar la llamativa Ruta de Cócteles que ha desafiado a las noches de la Ley Seca.

La ‘Popieta de solomillo’ del Complejo Turístico Rural Nazaret  se ha llevado este año el premio a la mejor tapa, mientras El Punto se llevaba el premio al mejor cóctel con un combinado que tenía como ingredientes estrellas los frutos rojos.

El alcalde y los concejales entregaron los premios en el acto de clausura junto a los reconocimientos a todos los establecimientos participantes: La Parrala, La Remonta, La Plazuela, El Lobito, Pequelandi, Eusebio, Los Raposos, Los Leones, Reyes, Azahares, El Marqués, Pata Negra, Fuentepiña, La Yunta, Peña de Cante Jondo y Restaurante Montemayor.

El Ayuntamiento ha querido agradecer también la participación de los bares de copas El Punto, café bar Alkimia, café bar Tagore y Zaratán, que se llevó además el premio a la mejor ambientación.

En el apartado de premios y agradecimientos no podían faltar los galardones del concurso de trajes de época.

En categoría infantil se llevaron la máxima puntuación del jurado Manuel Callejo y la pequeñísima Ana Rosa Camacho, mientras que en categoría adulta los mejores caracterizados fueron Sergio Vélez y Charo Batista.

Este año como novedad también se ha premiado la caracterización colectiva, un premio que se han llevado ‘Los Steampunks. La ilusión de Julio Verne’.

En este sentido destacar que a todas las personas que acudieron vestidas de época a la feria, el ayuntamiento les regalo una bolsa conmemorativa y un yoyo.

Y todo ello enriquecido con un mercado artesanal al que se han sumado asociaciones y colectivos locales que han llenado de vida esta original feria de época, y como reconocimiento a su esfuerzo se ha premiado también la mejor ambientación de puestos, que se ha llevado este año la asociación Zenobia.

Las palabras se quedan cortas para agradecer a todos esos moguereños y moguereñas que ha rebuscado en su armario y tirado de imaginación para pasear por un Moguer que ha entrado en el túnel del tiempo gracias a la participación masiva de todo su pueblo.

Zenobia nos trae la moda y la cocina de 1900 

El viernes fue protagonista la figura de Zenobia como nexo de unión con el continente americano, a través de la moda, la música y la cocina de 1900.

Sobre la pasarela pudimos ver las propuestas de peinado y maquillaje del estilista Antonio Laro y un aplaudido desfile de trajes de época en el que participaron la firma Canela, que además de vestidos nos mostró una bonita colección de tocados, la diseñadora Raquel Muñoz, con una hermosa colección confeccionada en su taller y cuidada hasta el más mínimo detalle y también la moguereña Carmen Gaona que nos dejó también una bonita pincelada de su amplio muestrario de sombreros, camisas y faldas de amazona para todas las edades.

A la generosidad y entrega de todas las empresas participantes, hay que unir la dedicación del moguereño Rafa Vélez como director artístico del desfile y de Víctor González, colaborador el evento, que se han puesto al servicio de su pueblo para que este desfile de época fuera todo un éxito.

Y todo ello además regado con la música de 1900 que nos trajo la Potato Head Jazz Band.

En su faceta más cercana Zenobia era también una mujer que gustaba de la cocina. Platos y recetas sencillas que gracias a las asociaciones de mujeres de Moguer pudimos degustar en directo.

Platero reparte fresas y La Parrala triunfa en los mejores tablaos 

El sábado Platero recorrió las calles de su Moguer para repartir fresas, un rico manjar que pudimos degustar gracias a la generosidad de la cooperativa Cuna de Platero, que se volcó con esta actividad regalando no solo 2.200 kilos de frutos rojos, también sombreros y delantales.

El alcalde Gustavo Cuéllar y el secretario del Consejo Rector de Cuna de Platero Rafael Bogado, abrieron este acto de homenaje a nuestra tierra, a esos campos moguereños que han labrado nuestro pasado y nuestro presente y llenarán de progreso nuestro futuro gracias al esfuerzo y la dedicación de los agricultores moguereños.

Un grupo de burrillos hacía su entrada en la plaza del Cabildo para transportar el oro rojo de nuestros campos y regalarlo por toda la feria entre vecinos y visitantes.

En esta época Dolores La Parrala triunfaba en los mejores tablaos flamencos y en su memoria Falete nos trasladó a los bulliciosos café cantantes de 1900.

El Moguer del vino y el carnaval 

El Domingo nos acercamos a la ancestral cultura del vino que sigue viva en nuestra localidad con una degustación del vermut de bodegas Saénz, mientras recordábamos los años dorados de nuestro carnaval con una ruta de piñatas tematizadas, la quema de la falla de la Filoxera y la aplaudida actuación de la comparsa gaditana ‘Los ángeles de la guarda’.

Moguer tiene el orgullo de ser cuna del primer vermut español, el que salió de las centenarias bodegas Sáenz, y el que tuvimos la suerte de poder degustar el domingo de feria gracias a la generosidad del moguereño Antonio Sáenz, siempre dispuesto a colaborar con las actividades que ponen en valor la grandeza de su pueblo.

La tarde arrancaba con la multitudinaria actuación de los Carapapas, comparsa gaditana que se ha presentado este año en el Falla con ‘Los ángeles de la Guarda’. No había mejor melodía para llenar de magia el carnaval moguereño. Sus voces, su sensibilidad, su cercanía y sus reivindicativos temas calaron entre el público, enamorados confesos de estos ángeles gaditanos.

Con la sensación en el ambiente de haber vivido un momento único, llegaba el cortejo de gigantes y cabezudos, que se abrían hueco entre la multitud de moguereños y visitantes que se agolpaban en las calles para iniciar la esperada ruta de piñatas, que nos regaló divertidos momentos en plazas llenas hasta la bandera, con los cabezudos saludando a todo el que se encontraba, la banda poniendo a bailar a los asistentes y la alegría de quienes conseguían romper la piñata y llevarse el botín.

El broche final a este Feria 1900 lo puso la quema de Judas, representado este año por la falla de la Filoxera, para que nunca más nuestros campos sufran por culpa de una plaga. La imagen prendió en llamas bajo la supervisión de un equipo de bomberos y ante la atenta mirada del alcalde, los concejales y cientos de moguereños y visitantes que se agolparon en la plaza Portocarrero para ver reducidas a cenizas esta falla tan mogereña. Con una espectacular tirada de fuegos artificiales se puso broche final a esta gran cita con nuestra memoria histórica.

 

 

 

 

 

Comunicados

Próximos Eventos

Inscripciones

    Actualmente no hay información