La familia rociera disfrutó ayer de una jornada de convivencia en El Milanillo

Descargar Pdf

La Hermandad del Rocío se reunió ayer en El Milanillo para disfrutar de la vigésima edición de su tostá rociera, una cita benéfica en la que se puso una vez más de manifiesto los lazos de amistad que unen a esta gran familia.

Los asistentes disfrutaron de un copioso almuerzo en el que no faltaron las típicas ‘tostás’ con sardinas, productos estrellas de la cocina onubense en esta época del año. Tampoco faltó el mosto elaborado artesanalmente por cosechadores locales que ponen de manifiesto la gran tradición vitivinícola que hay en Moguer.

La junta directiva que preside Paco Cruz y los mayordomos de este año atendieron la cantina que instalaron junto a la peana del Milanillo, un paraje natural que tiene connotaciones muy especiales para la familia rociera.

El alcalde Gustavo Cuéllar no faltó a la cita y lo hizo acompañado por varios miembros del equipo de gobierno para mostrar el apoyo del Ayuntamiento a una hermandad que dedica buena parte de su tiempo a poner en valor nuestras señas de identidad.

Pequeños y mayores disfrutaron juntos de esta especial jornada de convivencia, compartiendo devociones, gustos y tradiciones que demuestran una vez más que las cosas más sencillas son las más importantes.

Comunicados

    Actualmente no hay información

Próximos Eventos

Inscripciones

    Actualmente no hay información