El Ayuntamiento celebró ayer un pleno ordinario de marcado carácter económico

Descargar Pdf

Entre otras cuestiones se aprobaron la liquidación positiva del presupuesto 2016 que asciende a 350.000 euros y los informes de morosidad del segundo trimestre de este año con una nueva reducción del período de pago a proveedores. También se dieron de baja obligaciones reconocidas por valor de 47.500 euros.

Para el alcalde Gustavo Cuéllar “la responsabilidad y la eficacia en la gestión económica del Ayuntamiento en los últimos años nos está permitiendo mejorar la capacidad operativa de la institución, pese a la gran incongruencia que supone la Ley de Estabilidad Presupuestaria que nos impide destinar a inversiones el remanente positivo de tesorería que se ha generado gracias al control del gasto público”. “Esta normativa debería aplicarse a los ayuntamientos que mantienen un gran nivel de endeudamiento, pero a quienes hemos realizado una gestión económica coherente en los últimos años y hemos conseguido que nuestro nivel de endeudamiento sea casi tres veces menor de lo que permite la ley, se nos debería dejar destinar a inversiones y mejoras de servicios e infraestructuras ciudadanas el remanente positivo del presupuesto”.

En cuanto al informe de morosidad del segundo trimestre de este año, se constató que continúa decreciendo el período medio de pago de facturas por parte del consistorio, de tal manera que si en el cuarto trimestre de 2016 el período de pago era de 42,49 días, en el primer trimestre fue de 36,15 y en el segundo trimestre de 35,57 días, un plazo que para Cuéllar “vamos a seguir bajando en los próximos meses, para llegar cuanto antes al objetivo previsto de 30 días”.

El pleno dio también de baja una deuda reconocida de 47.500 euros que se mantenía desde hacía 22 años, cuando se encargó un plan de protección del casco histórico que sólo se ejecutó en parte, quedando reconocida como deuda esa cantidad que, ha quedada anulada, disponiéndose de esos recursos para otros gastos municipales.

Otra cuestión aprobada por el Pleno fue la subida salarial del 1% que la normativa contempla para los empleados municipales.

El pleno aprobó también la evaluación del Plan Económico Financiero en el que se insiste en que sigue siendo un plan viable y coherente, que garantiza la estabilidad presupuestaria municipal.

Una de las cuestiones aprobadas por el Pleno de ayer que tendrá una incidencia directa en la economía municipal es la puesta en marcha del procedimiento de contratación para la prestación en la ciudad de Moguer de un servicio integral de alumbrado público que se espera genere, como viene sucediendo desde su implantación en la localidad de Mazagón, un ahorro en el consumo eléctrico municipal en torno al 70%.

SUBIDA DEL AGUA

El Pleno aprobó también una modificación de las ordenanzas fiscales del ciclo integral del agua que sufren un incremento del 3,61% al que obliga al consistorio el convenio vigente con la concesionaria. “Desde que el anterior gobierno popular encomendó la gestión del agua a Aqualia con un pliego de condiciones que primaba más el beneficio empresarial que el servicio público ”, comentó el alcalde, “se nos vienen reclamando desde la empresa importantes subidas en las tarifas, que ya debimos realizar en torno al 7% en el año 2013, y que ahora nos vemos obligados a incrementar en ese 3,61 % que es el acumulado de los cuatro años en los que se han mantenido los precios del agua”.

Comunicados

    Actualmente no hay información

Próximos Eventos

Inscripciones

    Actualmente no hay información