Brillante clausura de la escuela de baile de la Peña

Descargar Pdf

La bailaora María Canea nos ha vuelto a sorprender este año en la clausura del curso de la Peña de Cante Jondo con un montaje de primer nivel, cuidado hasta el más mínimo detalle, con el que sigue mostrando su absoluta dedicación a esta escuela y presumiendo orgullosa de su alumnado.

Un espectáculo visual y sonoro de gran calidad en el que hay muchas horas de trabajo e ilusión. Fuerza y compás a raudales en una fiesta de fin de curso que colgó el cartel de no hay entradas en las dos sesiones programadas en el teatro Felipe Godínez.

Su alumnado derrochó simpatía y mucho arte, ganándose el aplauso del público que no perdió detalle de cada taconeo, del baile de volantes, del movimiento acompasado de abanicos y mantoncillos… todo un derroche de energía  y entrega que vimos en las más peques de la escuela, que de rosa y negro, y sin parar de bailar nos enamoraron a todos.

Para comérselas estuvieron también las peques que salieron con sus delantales de flores y siempre de la mano de su inseparable compañero, que con gorro en mano nos hizo ver que el arte no tiene edad, ni es de niños, ni es de niñas, es de todo aquel que disfruta y siente lo que hace.

No fue el único bailaor de la noche, en el escenario vimos a otros niños que llevan el flamenco muy adentro y que han encontrado en la escuela de la Peña y en su profesora María Canea todo lo que necesitan para disfrutar intensamente de esta gran pasión.

Esa misma afición y esas ganas de bailar pudimos verla en todos los grupos que pisaron con garbo el escenario.  Con vestido de volantes, con faldas o pantalones, todos ellos y todas ellas llenaron de luz y energía un espectáculo dedicado por entero a artistas de los años 80. Lola flores, Chiquetete, Triana, Paco de Lucía o Alameda nos embriagaron con su flamenco es un espectáculo artístico que se vio enriquecida con la música en directo de artistas onubenses.

Enhorabuena a todos los participantes por el derroche de arte derramado y por contribuir a proyectar y poner en valor algo tan nuestro como el flamenco.