2.000 peregrinos y más de 100 vehículos componen la comitiva rociera de la hermandad de Moguer

Descargar Pdf

La Hermandad del Rocío de Moguer ha iniciado esta mañana tras tres años de espera el camino hacia el ansiado reencuentro con la Blanca Paloma con la mayor comitiva de romeros de su tricentenaria historia acompañando a su simpecado de plata.

Unos 2.000 peregrinos a pie y más de 100 vehículos, la mitad de ellos de tracción animal, han partido ilusionados de la ciudad del Tinto y transitan ya por las arenas del camino de Moguer hacia la aldea almonteña.

Todo el pueblo ha salido a la calle para despedir a los rocieros en un recorrido que ha vuelto a tener momentos especialmente emotivos al paso del Simpecado por la casa de las hermanas de la Cruz, en la puerta del Ayuntamiento, o en la puerta de Manolo Batista, donde los cantes y vivas a la reina de las marismas han llenado de emoción los rostros de los rocieros moguereños que partían con enorme alegría al encuentro con la Virgen, tras tres años sin poder renovar su devoción. El simpecado ha recibido también durante el recorrido ofrendas florales de hermandades de penitencia, de cruces de mayo, y del propio alcalde Gustavo Cuéllar en el ayuntamiento, mientras se vivían también momentos emotivos junto al viejo colegio Pedro Alonso Niño con un coro de pequeños alumnos, o con sentidos cantes en la puerta de los Caballero.

El primer mandatario moguereño y una amplia representación de la corporación local se han sumado también en este año tan especial a la comitiva y realizan el camino junto a la directiva de la filial que preside Rocío Gamero, el mayordomo Manuel Rojas y los miles de romeros que este año peregrinan con Moguer, una de las hermandades más señeras del Rocío que transita por uno de los caminos más bonitos que conducen a la aldea, de ahí que sean muchas las personas de otras localidades que integran la comitiva rociera de la ciudad del poeta, sin duda la más multitudinaria que se recuerda.

Orgullosos de mantener durante más de 300 años la devoción a la Blanca Paloma, y tremendamente felices por poder vivir al fin el ansiado camino hacia las marismas, los rocieros acompañan la preciosa carreta con su valiosos Simpecado que tiran como es tradición una espectacular pareja de bueyes domados para poder arrodillarse en lo que es una de las estampas más singulares de la peregrinación moguereña.

En su primera parada la filial se detuvo en la ermita de Montemayor para despedirse de la Patrona de Moguer antes de continuar su camino hacia la peana del Milanillo donde se realiza la parada del almuerzo.

Tras reponer fuerzas la hermandad reanuda su marcha para arribar a la caída de la tarde a Pino Gordo, el paraje donde desde hace siglos pernoctan los rocieros moguereños.

Tras la misa del alba la comitiva se pondrá de nuevo en marcha hacia el rocío haciendo su entrada por la calle Moguer sobre las 15 horas.

Destacar que este año a petición del Ayuntamiento Aqualia ha realizado una limpieza inmediata de las calles del pueblo tras el paso de la comitiva para que el hermoso casco histórico de Moguer siga presentando la mejor imagen posible.

Comunicados

Próximos Eventos

    Actualmente no hay información

Inscripciones

    Actualmente no hay información